Etiquetas

, , , , , ,

En un post de hace un par de meses -Las tecnologías conversacionales y la crítica de la razón digital- mencioné la publicación de varios libros críticos con la vida digital, desde el polémico Alone Together de Sherry Turkle hasta Presi nella rete de Raffaele Simone y Superficiales de Nicholas Carr. Cada uno a su manera ilumina aspectos negativos de la sociedad-red. En este contexto aflora una obra que retoma la tradición optimista inaugurada en los años 1990 por autores como Nicholas Negroponte y, en menor medida y con un discurso mucho más serio, Manuel Castells. Hoy hablaremos de Networked: The New Social Operating System de Lee Rainie y Barry Wellman, quizá el libro más completo sobre la sociedad-red desde la mítica trilogía de Manuel Castells.

The new operating system

No puedo sentirme más en sintonía con el subtítulo del libro. Desde hace un par de años no me canso de repetir que “Facebook se ha convertido en el sistema operativo de las nuevas generaciones“. Los autores van más allá y convierten a toda la red digital en el sistema operativo de la sociedad contemporánea. Estoy totalmente de acuerdo ¿dónde debo firmar?

Para sostener esta idea Rainie (del Pew Research Center, una entidad que semanalmente ofrece informes detallados de la sociedad-red) y Wellman (del Netlab de la University of Toronto) se funda en una sólida serie de estudios empíricos sobre la evolución de la vida digital. Si bien estas investigaciones -y, por lo tanto, el libro- están basadas en la realidad de Estados Unidos y Canadá (se extraña por momentos la mirada global que caracteriza a los estudios de Manuel Castells), eso no disminuye la importancia del cuadro que Rainie y Wellman nos pintan. A diferencia de otros libros que blablablean sobre la sociedad en red, Networked funda cada afirmación en rigursoso análisis de corte sociológico.

Los autores comienzan su reflexión desde un nuevo concepto: el individualismo en red (networked individualism). Si la sociedad se organizaba a partir de pequeños grupos (la familia, el vecindario) hasta llegar complejas jerarquías administrativas (las grandes empresas, las instituciones públicas) ahora estamos en la era de los individuos interconectados. Este “sistema operativo” ofrece nuevas formas de solucionar los problemas y satisfacer las necesidades sociales.

Tal como se indica en el siguiente vídeo, el libro se articula alrededor de tres revoluciones: Internet, movilidad y redes sociales.

A continuación una breve síntesis de las principales ideas del libro.

The social networks revolution

Esta es la primera revolución. Y no comenzó precisamente con Facebook… las redes sociales existen desde siempre pero se incrementaron exponencialmente a partir del desarrollo de las tecnologías de transporte (automóviles, aviones) y de comunicación (telégrafo, teléfono), y otras actividades humanas como el comercio internacional.

Según los autores la gente piensa que está organizada en grupos cuando en realidad lo está en redes. Somos individuos en red. Vivimos segmentados en diferentes redes sociales que se superponen y nos brindan una base para otorgarle un sentido a nuestra vida. Más conexiones tenemos, más beneficios de todo tipo obtendremos (p. 38-48). Gracias a la tecnología digital hoy podemos mapear estas redes y representarlas gráficamente para comprender mejor su funcionamiento.

The Internet broadband revolution

Internet es una tecnología social disruptiva (p. 59) que aceleró la interconexión entre individuos. El proceso que llevó del Personal Computer a la red digital fue veloz en términos históricos y global en términos territoriales.

Las diferentes subculturas que convergieron en el origen de Internet (oportunamente reseñadas por Manuel Castells en varios de sus libros, por ejemplo La Galaxia Internet) ofrecieron un marco de desarrollo que, entre otras cosas, impidió la fragmentación de la red entre diferentes estándares.

The mobile revolution

La comunicación móvil agregó el componente que faltaba: la ubicuidad en el acceso a la red. La difusión de los dispositivos móviles es capilar (casi 6.000 millones de contratos en un planeta con 7.000 millones de habitantes…) y está contribuyendo a cerrar al menos una parte de la brecha digital (p. 87). Desde la explosión de los SMS hasta el boom de las aplicaciones la comunicación móvil ha marcado el ritmo de la vida digital de la última década. Los ciudadanos pueden comunicarse de diferentes maneras y elegir el medio más adecuado en cada ocasión (p. 97).

Si la sociedad industrial se coordinaba a partir de los relojes públicos y los de pulsera, ahora los dispositivos móviles marcan el ritmo fluído del individualismo en red. Los autores hablan de “hipercoordinación” (p. 99). En otras palabras, la comunicación móvil ha transformado nuestra concepción del tiempo y del espacio.

Todas estas afirmaciones de los autores, como ya indiqué, están basadas en una impresionante cantidad de investigaciones (cuantitativas y de inspiración sociológica) que se presentan bajo forma de gráficos y tablas. Los autores saben de lo que están hablando y lo demuestran con números en cada capítulo.

Continuará.

Bonus tracks:
- Web oficial de Networked

About these ads