Hacia una pedagogía innovadora para la universidad (sic).

Cada tanto tenemos la suerte de que un buen libro nos caiga entre las manos y nos abra nuevos horizontes y perspectivas. Este es el caso. A continuación presentaré una síntesis de los principales conceptos incluidos en este pequeño pero gran volumen.

El origen de las especies universitarias

El autor comienza describiendo de dónde vienen las actuales instituciones de formación superior. Si bien nacieron en el medioevo, en los últimos tres siglos se fueron perfilando dos tipos ideales de institución universitaria: la de matriz alemana, orientada a la investigación, y la de matriz general, inspirada en el modelo británico, orientada a la transmisión del conocimiento y la formación profesional. En su formulación original, en el modelo alemán-humboldtiano

el objetivo fundamental era el culto a la ciencia.

El modelo británico, que encontró en las universidades británicas de Oxford y Cambridge su expresión más acabada, apuntaba originalmente

a formar ese medio social ideal y elevado para la educación de las clases gobernantes, en el cual la ciencia, como el arte, la religión, la moral, los juegos, todo, tomaba para la mayoría el carácter de uno de tantos elementos que contribuyen a la educación humana.

Evidentemente, ambos modelos han generado también instituciones híbridas, como las universidades de la Ivy League estadounidense, donde la investigación y elitismo conviven en armonía. Ahora bien, según el autor todos estos modelos de universidad están en crisis; por otra parte, también el concepto mismo de “universidad” no lo convence:

El concepto de la Universidad y su fin se halla hoy también en crisis; en parte por la organización, cada vez más diferenciada y compleja, de la enseñanza “técnica” (…) También se halla hoy día en crisis el concepto de la Universidad, muy principalmente por lo que toca a sus fines sociales.

Más adelante el autor es lapidario respecto a cierto tipo de modelo de institución superior:

La Universidad meramente instructiva, como órgano cuya superior función en la sociedad era distribuir mecánicamente una especie de alimento espiritual (…), puede darse ya por moribunda.

Escuelas, colegios, universidades son todavía (…) el santuario del medievalismo, (ya que) miran más bien a conocer lo ya sabido que a hacer nuevos descubrimientos, (por lo que) puede esperarse poco de ellas para una reforma trascendental.

Tomemos por ejemplo los exámenes. Uno de los problemas que aqueja a la universidad es la perversa dinámica que se da entre las evaluaciones y la obtención de títulos. En muchas sociedades prevalece la idea de que la universidad

es una oficina de preparación mecánica a los exámenes, como condición previa para la expedición de certificados, títulos y diplomas.

Según el autor,

los exámenes, concursos y oposiciones parecen inventados por alguno que haya querido más bien atormentar que beneficiar a la humanidad, aplicando aquella filosofía de que todo lo que es desagradable es útil, y que la acumulación (temporal y momentánea) de hechos constituye la verdadera sabiduría (…) El más grande necio puede hacer el mejor examen.

De esta manera

no hay más que una necesidad: ser aprobado, llevarse la nota, el premio, la plaza.

Ante este panorama… ¿qué hacer? A continuación transcribo algunas ideas presentadas por el autor a lo largo de las más de 300 páginas del libro.

Laboratorios

El autor apunta que poco a poco se están desarrollando

laboratorios para el trabajo personal.

En este nuevo contexto

la clase tiende a ser cada vez más un laboratorio para el trabajo personal de los alumnos bajo la dirección del profesor, cambiando el estudiante su función pasiva, de oír y conservar lo que se le da ya hecho, por una labor activa mediante la cual va formando su propio conocimiento de las cosas.

learning by doing

El autor propone pasar de una pedagogía marcada por la pasividad a otra dela participación y el trabajo por proyectos. Para ello propone transformar los métodos de trabajo

en el sentido de una mayor cooperación personal por parte del alumno; si les asociamos el trabajo manual (…) de suerte que el alumno no solo aprenda a conocer sino a hacer, según el principio del learning by doing, entonces entenderemos  el enlace entre la educación general y la especial.

Hiperespecialización

De frente a los procesos de especialización, por un lado tan necesarios en un mercado laboral cada vez más atomizado pero que, al mismo tiempo, limitan la perspectiva del sujeto al focalizarlo en una única rama del conocimiento, el autor propone abrir el juego a la transdisciplinariedad. Los estudiantes deberían ser capaces de

participar siempre a la vez, de un modo más o menos intenso, en otras ramas capaces de compensar la preponderancia de la suya, evitando la falta de horizonte de un especialismo inclusivo y manteniendo la conciencia de la solidaridad entre todos los órdenes del conocimiento. Algo de esto se hace en aquellas universidades donde el alumno de una Facultad, escuela, etc. está obligado a cultivar ciertos estudios de otras.

Calidad sobre cantidad

No se puede aprender todo. Una nueva pedagogía universitaria en sintonía con la hiperinformación disponible en las redes digitales debería apostar por

la limitación cuantitativa del saber, en vez del ansia y prurito actual esencialmente memoristas ,

y, al mismo tiempo,

privilegiar el carácter científico, y por lo tanto no expositivo sino indagativo (…), tendiendo a la superior cualidad posible del conocimiento, personalmente formado, y no a la mayor cantidad de lo aprendido, dejando las noticias generales y la información sistemática  elemental a los manuales.  

Debemos ser conscientes de que solo seremos capaces de comprender

solo un parte mínima, infinitesimal, de todo el verdadero saber.

Desde esta perspectiva

la ignorancia es una necesidad, pues no podemos saber cosa alguna sino a condición de ignorar muchas otras. Tener una idea general (aunque sólida) de aquellas partes de la ciencia más lejanas de nuestra especialidad y el conocimiento más profundo posible de lo que toca a esta última, son los dos fines cuya armonía constituye el ideal.

Evolución y complejidad

La educación no es más que evolución, crecimiento intelectual que, como todo en la naturaleza, procede sin interrupción de lo simple a lo complejo.

Aprender a olvidar

El gran secreto de la vida es aprender a olvidar.

Transmedialidad

El mejor método educativo

es el que emplea todos los sentidos.

Cut the crap

Basta de citas y jueguitos discursivos. Hasta aquí llegamos. Las frases que acabo de citar provienen de Pedagogía Universitaria, el maravilloso volumen de Francisco Giner de los Ríos (1839-1915) publicado en la colección de Manuales Gallach en el Año del Señor de 1905.

Sí, las palabras que acabo de citar tienen 113 años. 

Se me ocurren varias reflexiones pero creo que estarían de más.

Mejor dejar de hablar o escribir sobre “innovación y universidad” por un buen rato y comenzar a hacer algo, ¿no?

Bonus track
Anuncios

4 Comments

Add yours →

  1. Sí, como hablamos en estos lados de nuestra America, Un dia la edad mediana se acaba… vamos seguir haciendo cosas para cambiarnos y cambiar…. gracias por el artículo

  2. Magdalena López julio 12, 2018 — 3:57 am

    Chapeau!

  3. Gracias por la inf.

  4. Spoiler alert: Aún viendo la imagen del libro (pues pensé que era un buen diseño vintage) no vi venir el giro de la nota. Excelente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: