Etiquetas

, ,

Hace cinco meses anuncié en este blog una nueva iniciativa de formación: el MOOC “La tercera edad de oro de la televisión que organizamos con Jorge Carrión. Hoy, cuando faltan pocas horas para que se cierre la plataforma y esta primera edición del MOOC pase a ser un recuerdo, quiero hacer algunas reflexiones sobre esta magnífica experiencia de enseñanza-aprendizaje.

Equipo

Hacer un MOOC no es fácil. Hacer un buen MOOC es todavía más difícil. En el  MOOC “La tercera edad de oro de la televisión” hemos tenido la suerte de contar con un equipo de producción de nivel estratosférico, desde Loránd János y su team (responsables de esos impresionantes vídeos que nos acompañaron las últimas ocho semanas) hasta nuestra community manager Mar Guerrero Pico, experta en narrativas transmedia y culturas colaborativas. Carme Rovira aportó su pasión por la innovación educativa y su experiencia en MOOC y otras movidas pedagógicas, mientras que Manel Jiménez funcionó de interfaz entre el equipo de producción y la Universitat Pompeu Fabra. La UPF apoyó la creación de este y otros MOOCs desde el primer momento y puso a nuestra disposición todos los recursos técnicos y profesionales de la institución. En este momento Manel -quien también participó en nuestro MOOC en calidad de profesor- está supervisando la creación de varios MOOCs de la UPF que saldrán a luz después del verano.

Pasión

Un elemento unificó al equipo de producción: todos somos fans de las nuevas series. Cada uno tenía alguna preferida y las discusiones entre una toma y la próxima no tenían nada que envidiarle a las intervenciones de los especialistas que nos acompañaron durante el MOOC. La pasión por las nuevas narrativas televisivas fue el elemento que catalizó las especialidades de cada uno de los miembros del equipo. Dicho en otras palabras: para hacer un buen MOOC hay que ser apasionados. Cuantos más apasionados haya en el equipo de trabajo, mejor saldrá el MOOC.

(Pre)producción

Un MOOC requiere MUCHA pre-producción. La mayor parte del esfuerzo se consume en el diseño, selección y creación de los contenidos escritos y audiovisuales. Y en la planificación pedagógica del proceso de enseñanza-aprendizaje. Como en cualquier otro proyecto de comunicación (desde una película hasta una instalación interactiva), si la pre-producción está bien realizada la producción va sobre rieles. Cuando se abrió el MOOC la segunda semana de mayo todos suspiramos: en pocas horas el esfuerzo de varios meses intensos se vio reflejado en las pantallas interactivas de más de 5.000 participantes. Y, por los comentarios recibidos, la respuesta fue más que positiva.

Calidad

Un MOOC donde aparece el profesor hablando a una webcam con su biblioteca personal en el fondo no es un MOOC: eso es teleducación del siglo XX de baja calidad. Loránd János y sus colaboradores realizaron los contenidos audiovisuales del MOOC con un nivel pocas veces visto en el ámbito de la educación en línea: desde la localización de los lugares para registrar los vídeos de apertura hasta la mejor hora del día para realizar las tomas, pasando por el maquillaje, el sonido o la post-producción, todo, absolutamente todo fue pensado con el objetivo de obtener un producto final de gran calidad. Hay que seguir los pasos de Loránd, un alumno de la UPF apasionado por la videodanza que entre muchos otros proyectos impulsa el Choreoscope International Dance Film Festival.

Transmedialidad

El MOOC “La tercera edad de oro de la TV” incluyó capítulos de libros, artículos, vídeos introductorios a cargo de Carrión-Scolari, intervenciones en estudio de 16 expertos, cuatro mobisodios con contenidos extras y un documento de síntesis (el Decálogo). A todo esto se debe sumar una entrevista en tiempo real a través de Twitcam que nos permitió interactuar con algunos participantes. Nos quedamos con las ganas de hacer un videojuego y un cómic. Quizá la próxima temporada. Y como en todo proyecto transmedia que se precie de tal, también en este caso algunos participantes produjeron student-generated contents:

Otros usuarios fueron más allá y analizaron el MOOC como si se tratara de una serie televisiva! Víctor Mosqueda Allegri nos regaló este exhaustivo análisis del MOOC que ha dejado a todos los miembros de nuestro equipo flotando entre las nubes. Álvaro Liuzzi, por su lado, hizo una síntesis del MOOC en la plataforma Medium. A todos ellos les agradecemos el tiempo que nos han dedicado!

Redes

Un MOOC tiene que ir de la mano de las redes sociales. Cuanto mayor sea la presencia en redes sociales de los coordinadores y profesores, mayores posibilidades tendrá el MOOC de llegar a su público objetivo.  Podemos decir que se produce un proceso de realimentación: los profesores que tienen cuentas en Twitter ven cómo se incrementan sus followers pero a su vez aportan difusión al MOOC dentro de sus propias redes. Si bien Jorge, Mar y yo hicimos grandes esfuerzos para que los debates se mantuvieran dentro del foro fue inevitable que muchas conversaciones continuaran en Facebook o Twitter. En cierta forma sucede lo mismo en la (buena) educación tradicional: lo que se discute en el aula se termina conversando en el bar de la Facultad.

En este entorno la figura del moderador del foro es fundamental: es la persona encargada de tomar el pulso al proceso de enseñanza-aprendizaje, resolver dudas y orientar los debates. Lo ideal es que, como en el caso de nuestra moderadora Mar Guerrero, sea una persona que domine la gestión de redes sociales y, al mismo tiempo, conozca a fondo el tema que se está debatiendo. Si además gestiona un blog llamado Series a la Parrillacolabora con el Huffington Post y está haciendo una tesis doctoral sobre la narrativa transmedia de Fringe en la UPF, entonces mucho mejor!

Polifonía

Un MOOC donde sólo hablan uno o dos profesores es un palo. Debemos pasar de la enunciación individual a la enunciación colectiva: en el MOOC “La tercera edad de oro de la TV” participaron 16 profesores: Jordi Balló, Fran Benavente, Concepción Cascajosa, Raquel Crisóstomo, Luis Fanlo, Iván Gómez, Manel Jiménez, Paul Levinson, Jorge Martínez Lucena, Antonio Monegal, David Moriente, Alberto Nahum García, Alberto Rey, Antoni Roig, Glòria SalvadóAnna Tous Rovirosa. Esta dimensión colectiva llega a su máximo punto de expresión en el foro. La elección de la plataforma Miríada fue un acierto: la interfaz de navegación es muy usable, simple y permite hacer casi todo lo que usuario se propone en un entorno de aprendizaje. Es en el foro donde surge la verdadera polifonía y nace la inteligencia colectiva imaginada por Pierre Lévy hace dos décadas.

Inteligencia colectiva

La inteligencia colectiva de Pierre Lévy, un concepto filosófico que hace dos décadas sonaba a utopía, ahora es realidad. En las redes sociales y en el foro de los MOOCs se debate, se discute y se generan nuevos conocimientos. En nuestro caso los alumnos propusieron nuevas series para estudiar, analizaron episodios o series completas con un nivel de profundidad envidiable y aportaron informaciones que nos enriquecieron a todos los participantes. Lo mejor de un MOOC es precisamente este espacio conversacional que se genera más allá de los contenidos textuales o audiovisuales.

Evaluaciones
La cuestión de la evaluación es una de las más complicadas en un MOOC (nadie se imagina a un profesor llevándose miles de exámenes para corregir…). En nuestro caso propusimos ocho evaluaciones multiple choice (test) y dos actividades peer-review de corte creativo (adaptar una serie a tu propio país o expandir un relato hasta convertirlo en una narrativa transmedia). Estas actividades especiales sorprendieron a muchos y excitaron a otros tantos. Debemos seguir explorando estas nuevas formas de evaluación. Ahora que se acaba el MOOC nos están llegando muchos comentarios de los alumnos, todos muy positivos y que confirman la pasión -otra vez- con que han vivido el curso durante las últimas ocho semanas. Y muchas, muchísimas sugerencias para un futura edición del MOOC. Algunos alumnos-profesores como Carlos Neri (Universidad de Buenos Aires) incluso incorporaron los contenidos del MOOC dentro de sus cursos tradicionales presenciales.

neri

Los MOOCs

Los MOOCs no solucionarán todos los problemas de la universidad ni acabarán con las prácticas más conservadoras de las instituciones educativas; es más, en algunos casos los MOOCs pueden terminar reproduciendo lo viejo. Pero traen un soplo de aire nuevo. En el ecosistema educativo está pasando lo mismo que en el ecosistema de medios: en las últimas dos décadas han aparecido nuevos actores que compiten con las viejas especies educativas (la escuela, la universidad) y mediáticas (la televisión, la prensa). Estas nuevas especies -desde los MOOCs hasta Twitter- se están abriendo camino en nuestra atención y ofrecen alternativas a las viejas formas de mediación educativa y comunicativa. En este contexto los MOOCs pueden llegar a ofrecer un espacio de enseñanza-aprendizaje diferente. Mucha gente preferirá hacer un curso tradicional mientras que otros optarán por los MOOCs. Lo bueno es que puedan elegir su mejor entorno de aprendizaje.

Decálogo

Para el último episodio del MOOC con Jorge elaboramos un Decálogo de la tercera edad de oro de la televisión. Lo que los alumnos vieron en vídeo la semana pasada ahora adoptó otro formato: en estas semanas hemos pulido el documento y lo hemos convertido en un manifiesto sobre la nueva ficción televisiva. Pueden descargar el PDF haciendo clic sobre la imagen o debajo de ella:

deca

Descargar Decálogo la tercera edad de oro de la TV

Con este último aporte concluyo este post. Esperamos repetir la experiencia en el 2015 o, por qué no, comenzar a diseñar otro tipo experiencias educativas que vayan más allá del formato MOOC. Solo me queda agradecer a todos los que participaron -de un lado y del otro de la pantalla- e hicieron posible esta maravillosa experiencia de aprendizaje. Si en el proyecto #UPF2020 – Diseñar la universidad el futuro proponíamos la exploración de los nuevos formatos educativos, experiencias como el MOOC “La tercera edad de oro de la televisióno Outliers School (con mis colegas Hugo Pardo Kuklinski y Cristóbal Cobo) - implican un pasaje directo a la acción y experimentación en primera persona de otras formas de enseñar y aprender.

About these ads