Adiós sociedad líquida. Bienvenida sociedad gaseosa.

En las últimas páginas de Cultura Snack (La Marca, 2020) dejé caer una hipótesis: la metáfora líquida, que tanto éxito tuvo a partir de la publicación de La modernidad líquida (Bauman, 1999), ya no es la mejor a la hora de describir la vida social y la cultura contemporáneas. Recapitulemos: a Bauman le interesaba el pasaje de la sociedad sólida a la líquida, un mundo donde “la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas, que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan». Esta pérdida de solidez de la Modernidad ya estaba presente en la reflexión postmoderna, por ejemplo en obras como Todo lo sólido se desvanece en el aire (All that is solid melts into air), un libro escrito por Marshall Berman entre 1971 y 1981 y publicado en 1982.

La modernidad líquida

Zygmunt Bauman aplicó la metáfora líquida a todo tipo de relación o proceso social, desde las relaciones amorosas hasta la crisis de los 40 años, a la política, el arte y la educación. La «liquidez» aparecía en todos los aspectos de la vida, en los objetos materiales, en las relaciones con la gente y en «la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro, somos conscientes de que somos cambiables y por lo tanto tenemos miedo de fijar nada para siempre». Cuando el Estado o las empresas piden a la gente que sea flexible, eso significa que quiere «que no estés comprometido con nada para siempre, sino listo para cambiar la sintonía, la mente, en cualquier momento en el que sea requerido. Esto crea una situación líquida. Como un líquido en un vaso, en el que el más ligero empujón cambia la forma del agua. Y esto está por todas partes” (Entrevista de Justo Barranco en La Vanguardia, 2017).

Las metáforas sirven para pensar. En este caso, pensar la sociedad y la cultura en términos líquidos sin dudas servía para representar un tipo de Modernidad que, sin renunciar al desarrollo lineal del progreso, adoptaba formas maleables y menos rígidas. La metáfora líquida es móvil (A —> B), dinámica («no podemos bañarnos dos veces en el mismo río») y, puestos a jugar con los conceptos, puede incluir movimientos de desborde (una sociedad que va más allá de sus instituciones es como un río que sale de su cauce ) o turbulencias. Sin embargo, la idea misma de un flujo líquido está impregnada de una concepción de linealidad, de «ir hacia un lugar», que no tiene mucho que ver con la realidad que vivimos en el siglo XXI.

El nuevo ecosistema mediático

Como escribí en Cultura Snack, antes la gente pasaba mucho tiempo en pocos medios. Los ritmos de vida y, por lo tanto, de consumo, eran diferentes, y comparados con los de hoy, fluían en cámara lenta. Antes había tiempo para leer con calma el diario, escuchar la radio varias horas por día y, sobre todo a la noche, reunir a la familia frente al tótem televisivo. Era precisamente la televisión el gran medio hegemónico: como la pasta en Italia o el arroz en China, la televisión dominaba la dieta mediática de la mayoría de las sociedades. Cuando Marshall McLuhan hablaba de la global village se refería precisamente a eso, a la centralidad del broadcasting en la vida cotidiana de los habitantes del planeta Tierra.

La irrupción de las redes digitales tuvo efectos profundos en la ecología de los medios y en la dieta mediática de los sujetos. La red, más que un medio, es un metamedio que generó, y no deja de generar, nuevas experiencias y formas de comunicación. En la web nacieron Facebook y Twitter, la Wikipedia y YouTube, el banner y los blogs, los webisodios y los recaps. Es en este universo digital donde se crean, prueban y legitiman la mayor parte de las nuevas formas de comunicación. Este entorno mediático es el caldo primigenio de los nuevos formatos textuales breves y, al mismo tiempo, de las meganarraciones transmedia que a menudo les dan un nuevo sentido a esos fragmentos.

La hipótesis gaseosa

La explosión de la cultura snack (con todos los barbarismos que ella implica y que analizo en el libro: brevedad, miniaturización, fugacidad, fractalidad, fragmentación, remixabilidad, infoxicación, movilidad, velocidad) podría considerarse el caldo de cultivo de una forma cultural “original” que emerge de la nueva ecología mediática. La fragmentación y velocidad del videoclip, que tanto sorprendía a los analistas e intelectuales en las últimas décadas del siglo XX, era solo la antesala de una textualidad que está llevando el culto de la brevedad hasta sus últimas consecuencias. La cultura snack, desde esta mirada, se presenta como un espacio aún más enloquecido, recombinatorio y acelerado que deja atrás la época dorada de la neotelevisión y anuncia una nueva configuración cultural. La cultura snack como algo que viene después (after) del postmodernismo (afterpost). La metáfora líquida, con todo el respeto que me merece el planteo de Bauman, ya no basta: los nanocontenidos (y nosotros con ellos) salen disparados como moléculas en estado gaseoso y chocan entre sí formando una interminable carambola textual.

Una de las características de la nueva ecología mediática es la multiplicación de actores, textos, tecnologías, prácticas, y de las relaciones que mantienen entre sí. En pocas palabras, estamos en presencia de un ecosistema más complejo donde pequeños cambios (la introducción de una tecnología, la aparición de un nuevo formato o incluso un meme) pueden generar transformaciones que vayan de una punta a otra de ese ecosistema. Pero no solo la comunicación: toda la vida cultural del Homo Sapiens se ha vuelto más y más compleja. Y de alcances globales. El coronavirus, ese meme biológico, es un buen ejemplo de cómo algo muy pequeño puede generar efectos catastróficos a gran escala.

La metáfora líquida nos lleva a pensar en flujos que corren por sus cauces, se desplazan de un lugar a otro siguiendo la orografía y a veces desbordan sus costas. Ese río era la modernidad. Estoy convencido de que la cultura contemporánea se representa mejor a través de una metáfora gaseosa donde millones de moléculas enloquecidas chocan y rebotan entre sí.

Futuras metáforas

Las metáforas sirven para pensar. Si adoptamos la metáfora gaseosa, podemos ir más allá y pensar que la vida social atraviesa por fases sólidas, o sea, momentos donde se frena el cambio y se privilegia la consolidación y reproducción de lo existente; fases líquidas, donde se dan desplazamientos y transformaciones colectivas orientadas hacia un gran objetivo compartido; y fases gaseosas donde lo que reina es la hibridación, el caos, la indeterminación y la incerteza. Tampoco es para descartar que mientras algunas sociedades están inmersas en una fase, otras se explican mejor a través de otra metáfora.

Finalmente, creo que no debemos dejar de lado las investigaciones que apuntan a la existencia de otras formas de la materia (la ciencia ya ha aceptado la existencia del «estado plasmático«, un cuarto estado más allá de lo sólido, líquido y gaseoso) o los estudios sobre los estados del agua. El libro de Gerald Pollak Fourth Phase of Water: Beyond Solid, Liquid & Vapor va en esta línea de reflexión.

Las metáforas, con todas sus limitaciones, son uno de los instrumentos fundamentales con que cuentan las ciencias sociales a la hora de darle un sentido al mundo que nos rodea. Pero atención: las metáforas también pueden solidificarse y convertirse en un obstáculo al pensamiento, por lo que a veces conviene dejarlas correr o, mucho mejor, confrontarlas con otras como si fueran partículas gaseosas para crear nuevas metáforas.

10 Comments

Add yours →

  1. Felicitaciones por decir tan claramente lo que entiendo desde hace un tiempo. Y ahora lo dice una autoridad.
    Voy a criticar, aviso: filósofos que venden libros de lo que sea, gastando hasta la mejor metáfora que encontraron pululan en las editoriales. Eslovenos y coreanos se unen a Zygmunt.

    • A veces la culpa no es de Bauman sino de los editores. Por ejemplo, Gedisa publicó un libro suyo y NO pusieron «líquido» en el título. Supongo que la tentación habrá sido grande! De tanto utilizarla, la metáfora líquida se fue evaporando…

      • Nunca mejor dicho: de tanto usarla, la metáfora líquida se fue evaporando. Da cuenta, precisamente, del fenómeno. Ya lo estoy haciendo circular entre mis colegas y les hizo mucho sentido…bueno, a los que son permeables y aún se permiten que las diferencias de presión entre sus marcos teóricos y el entorno, permitan que entren ideas nuevas desde fuera.

  2. Buena entrada esta con las metáforas. Y existen tantos mundos sociales por observar, por aprender sus relaciones y sus flujos comunicativos, sus símbolos entre los seres y la vida en tan múltiples dimensiones, que comparto esta visión final. He visto a tantos expertos prisioneros de sus modelos mentales e incapaces de apropiar los modelos de otras culturas. En cierta ocasión unos magos de la explosión de la cultura snack, debían evaluar los alcances y resultados de un proyecto que apoyaba procesos productivos de un pueblo indígena en la frontera entre Colombia y Ecuador. Los rajaron porque no estaban en los modelos de su mundo. Los líderes indígenas se reunieron cuatro días y pensaron como contrastar el saber de los expertos y sus saberes sobre su concepto de la economía propia. Un choque entre dos mundos. Llamaron a los expertos, sustentaron su evaluación desde esa perspectiva y también los rajaron.

  3. Marcelo de la Torre agosto 13, 2021 — 9:42 pm

    Me gusteó tu postulado metafórico gaseoso

    … también encuentro potente el concepto/estado de «Espuma»* postulada por P.Sloterdijk (su última triología Esferas) complejo estado de la materia ‘la espuma’

    *Sloterdijk, Peter. Esfera III. Espumas. Esferología plural. Madrid: Siruela, 2006.

    • Me vino en mente el uso de la «espuma» en la cocina de Ferrán Adriá (como el mojito de espuma, genial!). El tema de lo gaseoso hace rato que estaba dando vueltas… en 2007 el FCE publicó «El arte en estado gaseoso»
      de Yves Michaud. Más allá de que lo gaseoso domine la esfera mediática, cultural y textual, seguramente hay otras esferas mucho más anquilosadas y sólidas, que resisten el cambio. Gracias por sumarte a la conversación!

  4. Dr. C. Scolari.

    Tengo aún mis dudas, sobre la potencia de la Metáfora Gaseosa, respecto a la Metáfora Líquida.

    Las fases, en parangón, con los estados de la materia (agua por ejemplo): sólido, líquido y gaseoso, me parece una ingeniosa y potente herramienta interpretativa de la vida social, cultural, global. Va hacia la complementariedad.

    Saludos máster.

  5. Efectivamente, no se trata de «ciclos» sino de modelos que tienden a imponerse (y confrontarse) en ciertos momentos y espacios. Kabul, hoy, es más sólida que líquida o gaseosa, etc.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: