Proyecto Comunicadores Digitales (I): 10 años después

Entre los años 2004-06 coordiné el proyecto Comunicadores Digitales de la Red Iberoamericana de Comunicación Digital (Red ICOD), una iniciativa del programa ALFA de la Unión Europea. En esta red, donde confluyeron investigadores de varios países europeos y latinoamericanos, nos planteamos una serie de objetivos:

  • Definir las competencias vinculadas al sector digital -a escala técnica, teórica y analítica- que un titulado universitario en Comunicación debe poseer.
  • Delinear posibles recorridos formativos universitarios (asignaturas teóricas, talleres de producción, etc.) en el campo de la comunicación digital.
  • Analizar la transición desde una enseñanza inspirada en los viejos medios masivos hacia una nueva práctica que incorpore a los nuevos medios.
  • Discutir metodologías pedagógicas para optimizar la enseñanza de las competencias digitales en las carrreras de Comunicación a nivel de grado y de posgrado (formación continua).
  • Intercambiar experiencias entre universidad y empresa para mejorar la formación de los futuros profesionales de la Comunicación digital.

Para poder cumplir con los objetivos del proyecto, la Red ICOD programó estudios y encuentros presenciales cuyas conclusiones se plasmaron en una serie de documentos. Podría decirse que hoy, diez años después de su publicación original, esos documentos siguen teniendo gran validez, sobre todo el mapa de competencias digitales que un comunicador debe poseer.

Hace diez años el informe final de la Red ICOD se abría con el siguiente texto:

La rápida expansión de los medios digitales ha tomado por sorpresa a las instituciones donde se preparan los futuros Comunicadores. El ritmo acelerado que la tecnología ha transmitido a todas las actividades sociales ha dejado a las carreras de Comunicación -tanto en América Latina como en Europa- hasta cierto punto desfasadas respecto de la realidad: nacidas en algunos casos hace dos o tres décadas, los títulos de grado en Comunicación se proyectaron pensando en un tipo de profesional y un mercado de trabajo en vías de extinción.

En ese contexto la incorporación de los contenidos digitales en las carreras tradicionales de Comunicación se realizó de manera aleatoria, sin tener claramente definidas las competencias que la nueva sociedad digital exigía. Lo digital, en este sentido, entró a menudo en las Carreras bajo forma de asignatura al final del recorrido formativo (“Periodismo Digital”, “Comunicación Multimedial”, etc.). El informe era taxativo:

La realidad nos demuestra que no existen más medios de comunicación no-digitales: todos los profesionales de la comunicación trabajan inmersos en un ambiente de fuerte contenido tecnológico que permea sus rutinas productivas, más allá del producto final (diario impreso, radio, portal informativo, televisión, etc.).

El documento recomendaba distribuir los contenidos digitales a lo largo y a lo ancho de su estructura de los planes de estudio, sin quedar relegados a los últimos años de la carrera en un espacio marginado o como simple recorrido optativo. En otras palabras, el documento de la Red ICOD asumía que toda la comunicación es digital.

icod

La Red

El Proyecto “Comunicadores Digitales” reunió a un grupo de instituciones de Europa y América Latina:

  • Universitat de Vic (España) – Coordinación
  • Universidad Nacional de Rosario (Argentina) – Co-coordinación
  • Universidade da Beira Interior (Portugal)
  • Universidad de la Patagonia Austral (Argentina)
  • Universidad de La Habana (Cuba)
  • Universidade Federal da Bahia (Brasil)
  • Université de Lille 3 (Francia)
  • Universidade Regional do Noroeste do Estado do Rio Grande do Sul (Brasil)
  • Ars Media (Italia)

A lo largo de dos años la Red ICOD organizó una serie de investigaciones, seminarios y actividades. En cada uno de los seminarios -Cuba (2004), Portugal (2005),  Argentina (2005) y España (2006)- se presentaron estudios realizados por los participantes y se elaboraron documentos de síntesis. Todos estos documentos están disponibles en la web de la Red ICOD:

  1. Evolución histórica de los perfiles universitarios de comunicación: debates actuales y tendencias hacia el futuro
  2. La digitalización de los estudios universitarios de comunicación: un mapa de situación
  3. Competencias del comunicador digital
  4. La enseñanza de la comunicación digital: experiencias y propuestas

A continuación presentaré una breve síntesis de estos documentos y algunas reflexiones diez años después de su elaboración.

Ashley_tasmanian-classroom-e1361393856668

Evolución histórica de los perfiles universitarios de comunicación

Este documento describía y analizaba la evolución de los estudios de Comunicación en América Latina y algunos países europeos (Francia, Portugal e Italia). Muchas tensiones marcaron el camino de las Facultades de Comunicación, desde el eterno desequilibrio entre teoría/práctica hasta la fascinación/rechazo por lo tecnológico o la desconfianza mutua entre profesionales y académicos. El documento de la Red ICOD era claro respecto a “la brecha que separa los dos mundos y la gran dificultad de pensar el espacio de lo digital dentro del mundo académico”:

Para los profesionales del entorno digital, la universidad continua siendo entendida como un lugar lleno de intelectuales arrogantes e incapaces de un mínimo sentido práctico. Para los académicos, el mundo digital estaría poblado por técnicos incapaces de cualquier visión estratégica.

El inicio de la década del 2000 estuvo marcado por una nueva ola de dinamismo en los sectores profesionales de la comunicación. El estallido de la burbuja tecnológica permitió tomar consciencia de los límites de la fascinación tecnológica: tener un sitio web está bien, pero… ¿con qué objetivo? Tanto en las empresas como en el mundo académico la reflexión sobre los usos se impuso de forma sistemática. Si la cuestión de la utilidad fue el punto de partida de esta reflexión, en el 2004, cuando discutíamos estos temas,  las cuestiones dominantes eran los debates sobre el impacto y las consecuencias de las nuevas tecnologías.

Hoy, el desafío para las universidades es saber responder a las demandas de esclarecimiento sobre lo digital. El mercado procura en el medio universitario una legitimación para justificar nuevos productos, segmentos e ideologías económicas. Ciertamente, los académicos tuvieron un papel que no se puede ignorar en la fiebre especulativa de “nueva economía”. A la hora de redefinir el espacio de lo digital, vale la pena recordar esto.

Hoy, diez años más tarde, mi impresión -recalco lo de “impresión”, dado que no me baso en estudios empíricos- es que las carreras de comunicación siguen navegando en las mismas aguas. Más allá de algunas transformaciones en el ámbito de la investigación -donde avanza el “publish or perish”  y se comienza a evidenciar una necesaria preocupación por la solidez de las metodologías aplicadas-, las tensiones entre el mundo profesional y el académico, o el amor/odio hacia lo tecnológico, siguen en buena parte vigentes en el ámbito universitario. Es posible que este tipo de conflictos y tensiones, que los estudios de Comunicación arrastran desde su fundación, sean ya parte integrante de su ADN y nunca podamos superarlos.

17F 709 Digital Media Cintiq Lab

La digitalización de los estudios universitarios de comunicación

El segundo documento se focalizó en los procesos de digitalización de las carreras de comunicación: ¿hasta dónde se estaban incorporando en los planes de estudios los conocimientos teóricos, prácticos y metodológicos vinculados a la nuevas formas de comunicación digital interactiva? Según el informe de la Red ICOD el ingreso de los temas digitales había sido desequilibrado y asimétrico. Algunas universidades habían sido más permeables que otras a la hora de introducir la comunicación digital dentro de sus recorridos de formación.

¿Qué factores afectan la digitalización de los estudios? Para una mayor comprensión estos factores se dividieron entre exógenos (externos a la institución universitaria) y endógenos (internos respecto de la institución universitaria.

Factores exógenos que afectan la digitalización de los estudios:

  • Presión del mercado: las universidades, antes o después, con más o menos recursos, han debido comenzar a modificar sus contenidos para seguir el ritmo de las transformaciones productivas.
  • Atención a las demandas de la sociedad: el imaginario social alrededor de lo digital -que a menudo tiende automáticamente a equiparar  “digitalización” con “más democracia”, “más riqueza”, etc.- presiona para que las universidades se digitalicen. 
  • Penetración de las TICs en la sociedad: si la llegada de la Revolución Industrial motivó la creación de las “escuelas de arte y oficio”, la difusión de las tecnologías digitales ha promovido el nacimiento de nuevas instituciones y programas específicos de formación.
  • Política estatales: el Estado, por medio de programas de ayuda, becas o infraestructuras, puede regular el mayor o menor interés que las universidades demuestren por la comunicación digital.

Factores endógenos que afectan la digitalización de los estudios:

  • Dimensiones de la universidad: las universidades más pequeñas tienen una mayor flexibilidad para adaptarse a los nuevos temas y desafíos. Las grandes unidades académicas, por el contrario, suelen ser más lentas a la hora de reformar sus planes de estudio o renovar sus líneas de investigación.
  • Flexibilidad del sistema educativo: en algunos países las universidades cuentan con un amplio margen de maniobra para reformar planes de estudio, crear nuevos títulos de grado, proponer una oferta diferenciada de posgrados, etc.
  • Interés por parte de los profesores en temas digitales: a menudo el interés de la institución o las buenas intenciones de las políticas educativas no bastan. En muchas universidades existen problemas para crear grupos específicos en comunicación digital: el perfil tradicional del plantel docente está más cerca de los medios tradicionales que de los “nuevos” medios. Este factor plantea dos grandes desafíos: la actualización de los “viejos” profesores y por otro la incorporación de nuevos profesores e investigadores con experiencia en comunicacion digital.
  • Existencia de profesores especializados: la ausencia de profesores especializados suele limitar el ingreso de los contenidos digitales en los estudios de Comunicación (o, en algunos casos, puede llegar a hipotecar la formación en temas digitales al dejarla en manos de profesionales poco competentes en estos temas).
  • Política institucional: una universidad, a través de sus órganos de gobierno y dentro de los límites fijados por el Estado, elige qué enseñar/investigar, cómo hacerlo y, factor para nada despreciable, cuántos recursos dedicar al respecto.
  • Procesos de convergencia universitaria: la construcción de un espacio europeo está marcando el ritmo de las transformaciones universitarias en toda Europa. El “modelo Bologna” seguramente afectará la oferta educativa en temas de comunicación digital en Europa, de la misma manera que en América Latina los sistemas de evaluación de la enseñanza superior operan a escala nacional en esa misma dirección.
  • Diferenciación respecto de otras universidades: un factor que ha jugado positivamente en la digitalización de los estudios de comunicación ha sido la necesidad de algunas universidades de diferenciar su oferta educativa y de investigación.

De la misma forma que no se podía seguir pensando a la comunicación “digital” en oposición a un tipo de comunicación “no digital”, los documentos de la Red ICOD afirmaban que resulta difícil pensar en un procesos de formación en comunicación que pueda aún evitar la interpelación de lo digital.

Para concluir este segundo documento, la Red ICOD identificó tres modelos de incorporación de los contenidos digitales:

  • Carreras tradicionales actualizadas:  instituciones con perfiles de formación tradicionales que comenzaban a incluir en su oferta educativa materias (teóricas y/o prácticas) sobre temas digitales. Por lo general se incorporaban asignaturas en los primeros o últimos años de las licenciaturas con carácter optativo o de libre elección.
  • Carreras re-diseñadas: instituciones consolidadas en la enseñanza de la comunicación donde se habían re-diseñado los planes de estudio y contenidos para incorporar la comunicación digital. Sin negar una tradición formativa, en estas carreras lo digital se introducía de manera transversal en todo el plan de estudios.
  • Carreras nuevas con centralidad digital: estos estudios carreras se realizaban en instituciones públicas o privadas de nueva creación donde los contenidos digitales aparecían de manera obvia y transversal en los estudios de comunicación. El gran desafío de estas universidades era construir recorridos formativos de comunicación digital que no desprecien la tradición de los estudios comunicacionales.

El documento insistía en que la tecnología no es neutral, sino que incorpora modos de vida y de pensamiento económicos, sociales, culturales y ecológicos. Es por eso que “no debe caerse en la mitificación de la tecnología, sino considerar que un mundo tecnológico es un mundo de naturaleza sociocultural diverso, mutante y denso, cruzado y modificado por los cambios del mismo tiempo en el que se desarrollan sus productos y requerimientos comunicativos”.

Diez años después de elaborar este documento -discutido en la Universidad de Beira Interior en 2005- creo que el proceso de digitalización de las carreras de Comunicación sigue totalmente abierto. Si en ese momento augurábamos una rápida introducción de los contenidos digitales, lamentablemente el proceso ha sido lento, incompleto y muchos de los factores que en 2005 frenaban la digitalización de los estudios de Comunicación siguen pesando tanto o más que hace una década. En el caso específico de España, la crisis económica frenó la renovación de los equipos docentes y la actualización tecnológica de los centros. Lo mismo puede decirse de la oferta formativa: si bien a nivel de postgrados se avanzó bastante, es en los estudios de grado donde la digitalización no termina de asumirse en toda su dimensión. Me animo a sostener que la digitalización de los estudios de Comunicación sigue siendo una deuda en buena parte pendiente.

Continuará en la segunda parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: